Martina, bienvenida al mundo! – Fotografía de partos

Cuatro años esperando(luchando, suplicando, hablando, explicando, pidiendo) para poder entrar en un parto como fotógrafa.

Hace tan solo dos meses compartí este enlace en mi página de Facebook. Decía que el día que me dejasen entrar a fotografiar un parto sería la fotógrafa más feliz del mundo, y por fin lo soy!. Pero mi trabajo y mi lucha no acaba aquí. 

Soy consciente de que un parto es algo delicado(en el 100% de los casos), en el que pueden surgir complicaciones(en… ¿un 10% quizás?), que soy una persona más en la sala(que entorpece en un 0% el trabajo de los PROFESIONALES que asisten el parto).

¿Por qué tiene que ser el papá el que deje de agarrar la mano de su mujer para hacer unas fotos? Imágenes que seguramente no lleguen a captar ese momento como nos gustaría que fuese recordado.

Si os lo preguntáis, no, no me mareé, tampoco lloré(esto fue lo verdaderamente raro), estaba tan concentradísima en captar cada instante y en no molestar que no me permití nada más. Al día siguiente viendo las fotos en el ordenador fue cuando me permití el lujo de soltar lágrimas, fue el momento en el que fui realmente consciente de lo que había vivido como fotógrafa, pero también como persona.

Un GRACIAS en mayúsculas no es lo bastante agradecido para mis clientes, pero tampoco para el personal que asistió MI PRIMER PARTO.

sin comentarios
Comentario

Tu e-mail nunca será publicado o compartido. Los campos obligatorios están marcados *

Menu