The Rural Workshop

Hace tres semanas viví una de esas experiencias que marcan tu alma, de las que hay que vivir al menos una vez en la vida,  de las que sabes que por más tiempo que pase echarás la vista atrás y lo harás con una sonrisa. The Rural Workshop no es un congreso para fotógrafas/os y videógrafas/os convencional. Es convivencia, es compartir. No es sólo aprender o hacer fotos, es mucho más. Durante 4 días estuve rodeada de unas 300 personas con las que compartía el mismo modo de vida. Reía y dormía en una cabaña con Laura una Canaria viviendo en Barcelona, con Tamara una Rusa viviendo en Alemania, con Luis un gallego viviendo en Alemania y con Daniel un alemán(mención especial a su paciencia por despertarlos todos los días preparándome el desayuno).

Conocí de la existía de The Rural Workshop en la edición pasada y desde ese momento lo supe, tenía que ir! Como con los años me estoy volviendo un desastre a jornada completa lo fui dejando y cuando quise apuntarme a esta edición no quedaban entradas(dato importante, lo hice un mes antes 😬), pero tuve la suerte(para mí, no para ella) de que una chica vendía la suya.

Asistí a los talleres de Kirsten Lewis y su naturalidad, Rosie Hardy y su magia, A&Y vídeo y su brillo, 2 Brides y su elegancia. De todos aprendí algo y me chutaron una buena carga de ganas de seguir aquí.

Cuando eres una persona observadora y perfeccionista te f ijas en cada detalle, en cada persona, y valoras cada uno de esos detalles y esas personas. Valoras y agradeces el esfuerzo que han hecho y están haciendo para que todo salga bien. Roberto y Cristina, se dejaron la piel(y varios kilos) durante esos 4 días para que no nos faltara de nada, para que todo saliese bien. Y para mí con sus imperfecciones me pareció que todo salió perfecto. Tras ellos dos había un equipo de siete Staff que respaldaron todo ese esfuerzo: Michael, Dani, Silvia, Sara, Ceci, Yeray(su vídeo de presentación me ha hecho llorar como una niña) y Alberto.

Las chicas(máquinas) de PaiPai Produccions han hecho este teaser que resume a la perfección esos cuatro días:

Fui sola, pero allí me reencontré con dos compañeros de un taller anterior, con compañeras con las que había hablado en alguna ocasión por las redes, pude abrazar por f in a la bonita de Nei y conocí a personas super bonitas(imposible nombrarlas/os a todas/os), pero haré mención a alguien especial que sin duda hace que The Rural Workshop tengo ese toque emocional. Él es Chusico y este el vídeo que ha hecho con sus fotos:

Por mi parte no esperéis ver una foto hecha con la cámara, porque pese a ir cargada con ella mañana y tarde sólo hice estas cuatro fotos y fueron con el móvil (jajaja, lo sé).

Un compi ha hecho un post que me encanta y lo comparto con vosotros para que también los disfrutéis: AQUÍ 

sin comentarios
Comentario

Tu e-mail nunca será publicado o compartido. Los campos obligatorios están marcados *

Menu