¡Que ajetreo de tarde!

Esta sesión empezó media hora más tarde de lo habitual y ahora en invierno tenemos la luz justita para una sesión de exteriores, asi que me tenía que dar más prisa de lo normal para conseguir imágenes.
Comenzamos la sesión en el mismo sitio de la sesión del día de antes, ya conocía la zona asi que ya sabía que allí iba a tener luz suficiente hasta el final.
Gema, se bajó del coche diciendo “¿ella es Rocío?”, Aurea, recién despertada de la siesta sólo me miraba.
Para que se soltarán empezamos a jugar haciendo pompas con ellas, al final Gema se tiró por encima el agua, asi que cambiamos de juego. Jejeje
Cuando nos venimos a dar cuenta estabamos rodeados de mosquitos, ¡¡¡¡Nos estaban acribillando!!!!.
Corriendo nos fuimos a otro sitio más lejos… ¡me estaba quedando sin luz!
De allí no sólo nos volvieron a echar los mosquitos sino que también los golfistas. En Cartagena y alrededores tenemos muy poquitas zonas con cesped en las que no haya casi gente, asi que un campo de golf es una buena opción siempre y cuando te dejen estar allí.
No sólo me sabía fatal por todas las picaduras con las que nos ibamos a ir (padre en la cabeza, tia en las piernas y la madre y yo en la espalda), sino porque también “muy amablemente” nos invitaron a irnos.
Ellas sin embargo iban a lo suyo, corriendo por aquí, ahora para allá…
Gema de lo más graciosa ,me decía “¿Ahora que hasemos?, ¿Me siento aquí?, ¿Me pongo así?”. En la despedida se puso a llorar porque se quería venir conmigo… ¡Me partió el alma!.
Aurea, más tímida se prestaba también para todo y no dejaba de sonreir.
Se portaron genial pero no pararon ni un segundo y con la poquita luz y el poco tiempo que tenía para esta sesión estos son los resultados.
sin comentarios
Comentario

Tu e-mail nunca será publicado o compartido. Los campos obligatorios están marcados *

Menu