Neizan, 8 días

Era la primera sesión después del taller y los nervios invadían mi cuerpo. Habían muchos cambios nuevos que aun no había experimentado como tener mi propia ayudante, materiales y técnicas nuevas…

Cuando no conozco a los clientes siento menos presión que cuando son amigos, es como que me exijo más aunque los resultados sean los mismos. Para mi ayudante también era su primera sesión y también era amiga de toda la vida de la mamá… la pobre no pudo dormir en toda la noche de los nervios!! Jajaja!! Aun con todo este ambiente a los 5 minutos ya tenia durmiendo a Neizan, sentía que el taller empezaba a dar sus frutos nada más empezar la sesión.

No le gustaba nada que le tocase las manos y muchísimo menos los pies y yo que soy super perfeccionista al pobre lo tenia cansado de tocarle… así que llegó el momento en el que en su cabecita de recién nacido debió pensar algo así como…”Rocío, ahora te duermes tú para que te moleste yo tocandote los pies” Jajaja!! Vamos, que no durmió más en toda la mañana…

3 Comentarios
Comentario

Tu e-mail nunca será publicado o compartido. Los campos obligatorios están marcados *

Menu