Julia 9 días

De esta sesión aprendí varias cosas:

– Que los recién nacidos al igual que los adultos tienen días buenos y días malos. Me gustó tantísimo trabajar con Julia y sus padres que les pedí que volviesen a los dos días para seguir haciéndole fotos.
El primer día se dejó hacer de casi todo pero el segundo… ¡No conseguí ninguna foto!. Así que me quedó claro que si un día no consigo sacar una sesión… ¡Mañana será otro día!.
– También aprendí alguna pose nueva.
– Me dí cuenta que definitivamente la música que le pongo a los bebés para que se relajen nos produce sueño a los mayores. Jejeje
– No sólo tuve el placer de pasar las mañana con Julia y sus papás, también me acompañó una persona que hizo algo que estoy deseando poder enseñaros.

Cuando hice el sorteo y vi que les tocó a ellos me puse muy contenta porque los conocía de sacar a nuestras perritas. Me parecían un encanto y sabía que serían de las personas que me lo pondrían muy fácil para trabajar con su hija… y así fue.
Las sesiones de recién nacido no es llegar y dejar al niño… ¡Para nada! Hay un largo proceso en el que hay que dormirlo y ponerle muchísima paciencia para colocarlo. En el caso de Julia me escondía la cabeza entre las mantas y tuve que utilizar para dos posturas la mano de su mamá.

Aquí os dejo algunas fotos de esta sesión.

1 Comentario
Comentario

Tu e-mail nunca será publicado o compartido. Los campos obligatorios están marcados *

  • Sonia24/01/2012 - 08:57

    La q más me gusta es la última, q bonica!!!RespuestaCancelar

Menu