Elena, 11 meses

Soy la primera que no soporta haberme retrasado tanto en la entrega de las sesiones, pero hay veces que por circunstancias ajenas y por algo tan importante como darle prioridad a la salud ocurre.

Le di prioridad a tratarme en rehabilitación por las lesiones del accidente y pasé por alto la responsabilidad que conlleva tener una empresa propia y hacer frente a la presión que los clientes hacen por querer sus sesiones a tiempo. Diciembre, Enero y Febrero me lo he pasado pegada delante del ordenador, sin librar ni un solo día en dos semanas, durmiendo poquísimo, hasta que mi corazón me dio un aviso… DEMASIADO ESTRÉS! A mis 29 años he tenido que hacer mi primera visita a un cardiólogo, asi que, decidí cambiar mi rutina de trabajo. Me cojo muy pocas sesiones al mes, nada de quedarme hasta las tantas de la madrugada procesando fotos… Ahora las noches son para ver alguna película con mi marido en el sofá, mínimo me tomaré un día libre por semana y estaré todo el tiempo posible con mi hijo, porque de que me sirve tener mi trabajo en casa con él si apenas lo puedo disfrutar. Nada de coger llamadas ni contestar whatssap de clientes a las 11 de la noche… Por dios que no soy fotógrafa abierta 24 horas!!! 😉

Empecé en esto porque amaba la fotografía y los niños, encontré mi vocación, pero empezaba a fallar mi ilusión por no tener tiempo para disfrutarla. De verdad, amo lo que hago y tomar tantas decisiones ha sido necesario para poder seguir amándolo y no descuidar nada por el camino… Ni hijo, ni marido, ni familia, ni amigos, ni clientes y el pilar de todo ello… A mi misma!

Cuando os dije el otro día en la página de facebook que os iba a empachar a sesiones no era broma… Empiezo con la preciosa Elena.

En Septiembre cuando tenía 7 meses le hice una sesión en la que ella no terminó de estar en su salsa, asi que en Enero cuando me puse a procesar su sesión llamé a su mamá para que la trajese para hacerle alguna foto más.

Mi labor es conseguir las mejores fotos de cada niño, porque quiero que cuando las vean dentro de un porrón de años les guste lo que están viendo. Cada sesión es diferente porque cada niño también lo es y no me gusta preparar nada hasta que no veo al niño.

Si no hubiese vuelto a fotografiar a Elena no habría conseguido mi foto favorita de su sesión. Estoy enamorada de su primer plano!!! Me trasmite tantísimo su mirada…

sin comentarios
Comentario

Tu e-mail nunca será publicado o compartido. Los campos obligatorios están marcados *

Menu